Artistas Revista

TURA SANZ SANGLAS – Inspiraciones casuales

(C) Maria Alzamora

Tura Sanz Sanglas tiene sólo 26 años y todo apunta a que puede llegar lejos. Es una de las jóvenes promesas del panorama artístico ampurdanés y eso que por ahora sólo ha hecho una exposición individual – «Plecs» (Pliegos) – que que se ha movido por diferentes espacios, el más reciente  el Museu de la Mediterrania de Torroella de Montgrí.
Hija de la pintora Carmen Sanglas y del escultor GabrielSanz, tuvo la suerte de poder asistir de pequeña a las clases
que daba su madre en casa. Este fue su primer paso, una formación que decidió continuar años después haciendo el bachillerato artístico, la carrera de Bellas Artes y un máster de producción e investigación artística.
Aunque vive entre Ordis y Barcelona, ​​reconoce que es en este pueblo donde se siente más cómoda trabajando y es aquí donde nos recibe para hablar un poco sobre ella y su obra.

-Como ha ido la exposición “Plecs”?
Estoy muy contenta, por un lado porque ha sido mi primera exposición individual, y por otro porque es muy interesante hacer una exposición en diferentes salas para aprender a montar el trabajo. Quedan muy diferentes unas mismas obras si las presentas de una manera o de otra, dependiendo del espacio que ocupan. Esto me ha gustado mucho.


-¿Tu cuerpo te ha servido de inspiración?
He usado mi cuerpo porque es lo que tengo más a mano. Trabajo de una manera muy intuitiva y hago un poco lo que sale, es un poco un tópico pero es así. Antes trabajaba mucho con los objetos: encontraba un objeto y entonces por casualidades, ya fuera porque se parecía o porque tenía cosas en común a otro, conseguía crear una pieza. Siempre eran cosas casuales. Por ejemplo: vi una exposición en Londres en donde había un trozo de una escultura clásica antigua que era una mano que sujetaba un hígado de un animal sacrificado pero que parecía un solo objeto. Esto fue la fuente de inspiración y pensé en hacer lo mismo pero con un corazón de animal y hacer una escultura de aluminio. Pero antes de ir a la carnicería a comprar el corazón encontré una piedra rota que tenía en el armario desde vete a saber cuando vi que tenía forma de corazón. Ya no me hacía falta ir a comprar uno. Al final la escultura resultante ha sido eso: la mano que sujeta la piedra. Un balcón, una sierra encontrada en un bosque quemado, la sombra de un cristal en una pared … Cualquier cosa me puede inspirar. Cuando me pasa esto y creo la obra siento placer.


-¿Ha influido de alguna manera el hecho de que tus padres sean artistas?
Supongo que sí pero no ha sido algo premeditado. A los primeros trabajos veo un poco esta influencia y me preocupaba mucho que se notara demasiado. Ahora ya no, he ido tirando del hilo y he encontrado mi camino.

Instagram

No images found!
Try some other hashtag or username