Libros Revista

Joan Casanova – La leyenda del castillo de Vulpellac

(cc)Marc79
(cc)Marc79

El descubrimiento de un esqueleto femenino enterrado en la antigua bodega del castillo de Vulpellac, inspiró la leyenda de la esposa emparedada por el señor del castillo. Se dice que la anterior propietaria a veces oía como unas respiraciones profundas y sus hijos vieron ocasionalmente una especie de nebulosa blanca por los pasillos. Tras diversos exorcismos, no se ha vuelto a ver ni oír nada raro.libro-joan-casanovas

Los señores de Vulpellac y Cruïlles eran amigos, este último visitaba a menudo el castillo. Miquel Sarriera, señor de Vulpellac y un celoso enfermizo, fijándose en las miradas entre su esposa y el amigo, pensó que tenían un idilio y, sin pensarlo, encerró a su mujer en una cámara de la torre. Durante la siguiente visita, el señor de Cruïlles preguntó a Sarriera si la mujer estaba enferma, y el lo consideró como la prueba que confirmaba sus sospechas. Dejó morir a la mujer y la enterró a los pies de la torre. Cuando el señor de Cruïlles se enteró lo hizo público y la iglesia lo excomulgó. Miquel Sarriera se dedicó a elaborar baldosas con la inscripción Ego sum qui pecabit (Yo soy quién ha pecado), enloqueció y pasó el resto de su vida excavando con sus manos por todas partes como si quisiera desenterrarla.

joan-casanovasJoan Casanova

Autor del libro “Pels voltants de Vulpellac” (Por los alrededores de Vulpellac), un viaje por el románico y los castillos medievales de estas comarcas. Ahora está a punto de publicarse su segundo libro “La Catalunya medieval des de l’Empordà”.