Artistas Revista

Álvaro Soler Arpa y su evolución tóxica

Este innovador escultor utiliza huesos de animales, plásticos y otros residuos en sus obras: es su manera de gritar contra la contaminación ambiental.
Entrar en el estudio de Álvaro Soler Arpa (Girona, 1974) produce una fuerte impresión, en ocasiones el olor es difícil de soportar y la presencia de huesos por todas partes siempre hiela la sangre, pero él se siente cómodo, coge un hueso, lo encaja con otro, le añade plásticos y poco a poco va surgiendo la obra: unas esculturas que no dejan indiferente a nadie. “Es lo que pretendo –nos explica mientras va trabajando– llamar la atención sobre la contaminación ambiental de nuestro planeta. El ser humano, con su celebrada racionalidad, ha logrado grandes cosas, pero desde hace aproximadamente un siglo también está siendo el animal más sucio de toda la historia de la creación. El cáncer de la Tierra empieza a ser irreversible….
Una de sus últimas exposiciones “Vida Tóxica”, que costaba de cinco instalaciones, se podía contemplar en el aeropuerto de Barcelona y estaba patrocinada por la ONG Plastic Pollution Coallition (Berkeley, EE.UU.) “Mi idea es crear un bestiario ficticio y, al incluir el plástico y los residuos como elementos tóxicos y causantes de estas anatomías imposibles, la obra se convierte en denuncia social, visualmente impactante y de fácil lectura“.
Álvaro empezó a dibujar desde niño, era su pasión. Tras una trayectoria profesional de quince años en el ámbito de la publicidad y el cine, dibujando storyboards para directores como Woody Allen o J.A. Bayona, empezó a desarrollar un oficio vinculado a las artes plásticas. “Yo de niño era muy aprensivo, tenía pánico a las batas blancas, a la sangre… Y poco a poco me di cuenta que en realidad era miedo a la muerte, y así me fui acercando a ella” Los esqueletos los consigue en mataderos, muladares, restaurantes…. “siempre voy buscando, incluso le he pedido a mi abuela que me ceda su esqueleto cuando muera para poder hacer una obra, pero creo que no está muy dispuesta –explica con una sonrisa– y en cuanto a los residuos, están por todas partes, lo que resulta difícil es no encontrarlos…
Ciertamente, las esculturas de Álvaro Soler Arpa muestran cierta crueldad pero son obras de gran belleza. Desde un estudio en pleno Empordà, entre huesos y calaveras, dejamos a Álvaro trabajando en sus animales imaginarios esperando que su grito llegue a los oídos de la conciencia colectiva, por el bien de la salud del planeta.

 

Instagram

  • Les Hamaques viladamat emporda boutiquehotels slow costabrava leshamaques
  • empord fruiters garrigs altemporda emporda igersemporda catalunya bloom
  • santmartidempuries lescala hostaleEmpuries     costabrava incostabrava emporda
  • empord garrigs empordguia catalunya celdempord
  • Empord celdempord sunset empordaguia postadesolcat emporda
  • museudali aniversari aniversario aniversary figueres facade teatremuseudali salvadordali dali Empord